fotografía — Batallando en la piscina de bolas

batallando

No hay nada como llevar a un crío pequeño a una feria para personajes (me gusta más que personitas) para morirte un poco de envidia, porque no te dejan jugar a tí, principalmente.

Estas pasadas fiestas, en Gijón, fuimos un par de veces a la PequeFeria y hasta hicimos un amago de pagar en euros en vez de en tiquets, para que nos dejasen meternos en alguna de aquellas atracciones a los adultos. Bolas gigantes de plástico sobre piscinas, piscinas de bolas, camas elásticas… ¡y nosotros sin poder jugar! Y con mi sobrino apareciendo y desapareciendo entre bloques de gomaespuma, en la piscina de bolas.