Resultados de la búsqueda para: güelita

20 resultados

güelita

Hoy, güelita, mi abuela, cumple 72 años y, lo que son las cosas, yo pensaba que cumplía más. Siempre he sido bastante desastroso para recordar fechas y años y ahora, gracias al móvil, no se me escapa ni una :).

Como regalo estrella va a recibir un reproductor MP3 bastante completo que tiene radio, baterías con cargador y bastantes más funciones de lo normal. La compra fue desastrosa, con el mayor asesor en materia tecnológica de la familia a setecientos quilómetros y sin apenas cobertura dentro de la FNAC. Finalmente hubo quorum y no tuve que desplazarme, aunque hubo que cambiarlo días más tarde porque estaba rota alguna parte móvil del aparato.

Cuando uno piensa en una güela de setenta y dos años se imagina, poco más o menos a la abuela de Cuentame y, aunque eso funcione para una gran parte de ellas, lo de mi abuela es un caso aparte. Como mucha gente mayor, duerme poco y mal, a ratos y muy de madrugada y, sin embargo, no para quieta en todo el día. En verano a la piscina, a la playa y a dar vueltas por el muro, con la mochila, el chándal y un diskman que no pudo aguantar el ritmo de caza. En invierno el muro y la piscina y, durante todo el año, las salidas con las amigas.

Por si fuera poco, en ocasiones actúa de maestra cocinera y suministra recetas de los más deliciosos manjares, escritos en hojas cuadriculadas, primorosamente maquetadas, con sus ingredientes en un cuadro y la receta a la derecha, explicada con gramos, litros y pizcas. Arguiñano, con todos mis respetos, no pasa de simple aficionado.

Así que nada, güelita, muchos besos desde la distancia y sí, a mi también me jode perderme las comidas familiares de los cumpleaños. Esperaré esas fotos como agua de mayo y, que sepas, que mi regalo es el soporte técnico del reproductor MP3 mientras dure. 🙂

Muchos besos de los dos

fotografía — vacaciones (Gijón, Euskadi y Haro)

Una docena de días dan para mucho, si se aprovechan bien. Además, empleamos los primeros días en estar con la familia y amigos (con todos no se pudo y bien que lo siento), malcriar a nuestro sobrino favorito y recuperar mucho tiempo perdido. El resto de días los pasamos en Euskadi, moviéndonos según nos apetecía y sin perdonar un sólo pintxo.

Durante los seis primeros días en Gijón no utilicé la cámara réflex en ningún momento y sólo utilicé el móvil, con todo lo bueno y malo que eso tiene. Por ejemplo, evito cargar la cámara a todas partes y también exponerla a entornos hostiles como la playa pero, por contra, el móvil es menos versátil que la réflex y sus fotos no tienen tanta calidad, aunque sean más fáciles de procesar gracias a las famosas aplicaciones de filtros. Por otra parte, el móvil siempre lo llevo encima y es más rápido de preparar a la hora de hacer fotos sobre la marcha, como la de güelita montada en un columpio.

La güela montando en el columpio...

Además, con la aplicación de los filtros y el desenfoque se pueden hacer cosas interesantes y divertidas en un momento.

Photo

Pero, al final, esta cabra siempre tira al monte y termina usando la réflex con cierta sensación de ansiedad, buscando las opciones que da y suspirando por tener más opciones que el móvil.

IMG_0150

IMG_0167

IMG_0178

IMG_0188

Todas las fotos, el set completo, se puede ver aquí:

Y, para finalizar, una nota para eme: suéltate el pelo y empieza a hacer fotos, que se te muy bien. ¡Hasta me sacas decentemente guapo! 🙂

Néstor cumple dos años

Hoy Néstor, nuestro sobrino favorito cumple dos años. Inicialmente íbamos a viajar hasta Gijón esta tarde y, literalmente, comerlo a besos y achuchones, como buenos y abusones tíos que somos, pero tendremos que esperar una semana más. Y no va a ser fácil, la verdad, porque nos tiene muy mal acostumbrados.

¡¡Feliz segundo cumpleaños, Néstor!!

Reconozco que no estaba convencido, lo admito, de que nos fuésemos a llevar bien, principalmente por un incidente que tuve con un niño, rubio y cabrón, años atrás. Pero, el chaval tiene sus trucos y bastaron un par de visitas, un par de guiños con su tío para que me olvidase de todo, bajase las manos y me pusiera de su parte. Con su tía no necesitó ni un sólo truco; la tenía ganada antes de que dejásemos Mérida, nueve días después de nacer. A día de hoy, ambos nos emocionamos cuando nos recibe en casa, tras un mes sin vernos, como si sólo hubiese pasado un día.

Nos veremos en ocho días, sin falta. Pero mientras tanto y para sobrellevarlo mejor, hagamos una retrospectiva de todas las fotos que he ido publicando de tí. Son sólo siete de las casi cuatro mil que te hecho en estos dos años. ¡Casi nada!

nacho y néstor casi llego

Néstor ¡sorpresa!

con güelita guelita con Néstor

juguetes

ochenta años

Hoy cumple ochenta añitos güelita, mi fan más añeja. Y está encantada porque ayer tuvo una fiesta sorpresa, con regalos, familia y hasta flores. Hoy, como no, se pasó el día limpiando y apaleando a un pobre edredón.

A la fiesta sólo faltamos los emigrados, el isleño y el extremeño así que, en compensación, me he permitido colgar una foto de cuando sólo tenía setenta y nueve años y se permitía el lujo de malcriar a su primer biznieto. Para que luego se ponga pesada diciendo que ya está mayor. ¡Y un cuerno!

Así que, de parte de eme y mía, que no hacemos más que pasar calor

¡feliz cumpleaños Güelita!

volando...